miércoles, 11 de mayo de 2016

Cómo ahorrar con calderas de gasóil / diésel - Parte 1

Generalmente, las calderas de diésel son tal vez el procedimiento menos aconsejable para calentar la residencia. Por una parte el comburente ha subido mucho de costo en los últimos tiempos y por otro son el sistema menos eficaz que existe en el mercado. No obstante, si tienes en casa esta clase de caldera deberías tener siempre y en todo momento las puestas a punto del quemador al día para lograr que la combustión sea adecuada y que el desempeño de la caldera sea inmejorable.

En las calderas de diésel se puede regular la temperatura del termostato interno de la caldera. Esta temperatura tiene la finalidad de entregar la orden a la caldera de arrancar y parar para sostener la temperatura deseada. Con esto se logra que al abrir un grifo o bien arrancar la calefacción la caldera ya esté caliente y el tiempo de contestación sea inmediato. Una buena forma de ahorrar es bajando la temperatura de mantenimiento de la caldera hasta sesenta grados (jamás bajo esa temperatura puesto que podría ser perjudicial para los elementos internos de la caldera).

Con la temperatura más baja la caldera arranca menos veces y cuando lo hace está más tiempo funcionado. De este modo se mejora el consumo general y se extiende el tiempo de vida de la caldera. Lo correcto, para que en un futuro tu calefacción no gaste mucho gasóil sería aplicar los siguientes pasos:

caldera gasoil


Llaves de entrada al radiador

Las llaves termostáticas: Una forma de producir ahorro con los radiadores de agua es instalando llaves termostáticas en la entrada de cada radiador. Estas llaves tienen la propiedad de cerrar el paso de agua de un radiador cuando la habitación está a la temperatura deseada, y mandan el agua al siguiente radiador que lo precisa. Con esto se logra que cada habitación tenga una temperatura diferente y que, bajando la temperatura, se ahorre en las habitaciones en las que menos vida se hace.

Las instalaciones de radiadores ofrecen 2 alternativas: la instalación monotubo o bien bitubo.

Instalación bitubo: Se identifica por llevar el agua caliente del circuito de forma directa a cada radiador desde el cilindro general de la calefacción y esto deja que el sistema de calefacción sea más veloz en calentar. Vas a poder identificar si tienes este género de instalación observando los radiadores: busca si tienen una llave de entrada y un detector de salida separadamente.
Instalación monotubo: Esta clase de instalación marcha de forma diferente a la precedente. El agua pasa de un radiador a otro perdiendo temperatura y se precisa considerablemente más tiempo para tener la casa caliente. Es esencial que esta clase de instalación esté bien dimensionada, en caso contrario jamás se marcha a lograr llegar a la temperatura deseada en la residencia y se deberá subir considerablemente más el termostato de entorno.

Lo más conveniente en los dos casos es instalar llaves termostáticas que dejen regular la temperatura de cada radiador hasta lograr una distribución de la temperatura adecuada en toda la residencia sin gastar energía de más.

Aplicando estos trucos que te comentamos, ahorrarás, la caldera de gasóil es uno de los electrodomésticos que más consumen en nuestro hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario